​​La Cooperación Española considera el acceso al agua y al saneamiento un derecho humano. Recientemente, el 17 de diciembre de 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó por consenso la Resolución 70/169, que, presentada por España y Alemania, diferencia por primera vez los derechos humanos al agua y al saneamiento.

Por su parte, esta línea de actuación trabaja por conseguir una mejor gobernanza del agua en América Latina y el Caribe mediante la implantación de una serie de políticas basadas en el contenido intercambiado, transferido y creado en el conjunto de las actividades planificadas con este fin, bajo un enfoque de derechos humanos.