​En la Agenda de Acción de Addis Abeba de julio de 2015, aprobada en el marco de la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo, los países participantes se comprometen, entre otros asuntos, a redoblar los esfuerzos encaminados a reducir sustancialmente las corrientes financieras ilícitas para 2030, con miras a finalmente eliminarlas, en particular luchando contra la evasión de impuestos y la corrupción mediante el fortalecimiento de la regulación nacional y el aumento de la cooperación internacional. También se recoge la necesidad de mejorar las prácticas de divulgación de información y transparencia para las autoridades fiscales competentes en los países de origen y en los de destino, especialmente tratando de garantizar la transparencia en las transacciones financieras entre gobiernos y empresas.

​​En consecuencia, la línea de actuación "Lucha contra el fraude fiscal" se enfoca hacia una programación de actividades de intercambio y transferencia de conocimiento que tiene como propósito fortalecer a la administraciones públicas de América Latina para alcanzar los siguientes resultados: reducir el fraude fiscal internacional; reducir el grado de informalidad en la economía; limitar los resquicios legales de evasión y fraude fiscal; y reducir el nivel de la economía sumergida.​