​​​​​​Mejorar la capacidad de adaptación a los efectos adversos consecuentes del cambio climático que perjudican de manera directa e indirecta a la población, dificultando el proceso de desarrollo. La estrategia​​​ central será fortalecer las políticas públicas de prevención de riesgos relacionados con el cambio climático.​