​​La concepción del Medio Ambiente supera la visión de la sostenibilidad como una cuestión de equilibrio entre tres pilares (económico, social, ambiental), reconociendo que es la base del desarrollo, y por tanto, prioridad horizontal y sectorial. Partiendo de este marco conceptual, la AECID apuesta por la transversalización del Medio Ambiente en todas sus acciones y por un avance decidido hacia modelos de gestión que respeten los límites de la naturaleza, al tiempo que se impulsa la transición hacia una economía verde que produzca una reducción significativa de la pobreza, bajando las emisiones de carbono, realizando un uso eficiente de los recursos y siendo socialmente inclusiva.​