​​Históricamente la Cooperación Española ha priorizado a los colectivos en riesgo de discriminación y vulnerabilidad como son los indígenas y afrodescendientes.

Un priorización que se refuerza en el enfoque basado en Derecho Humanos, así como a través de la inclusión del respeto a la Diversidad Cultural como elemento transversal en las acciones de cooperación desarrolladas en los últimos Planes Directores.

Se pretende, en definitiva, contribuir al ejercicio de los derechos de los colectivos más vulnerables, con especial  atención  al  respeto  a  la  identidad  cultural  y  los  derechos  de  los  pueblos  indígenas y afrodescendientes.