​Los pueblos indígenas están desempeñado un papel cada vez más activo en el ámbito internacional, reivindicando el reconocimiento y respeto de sus derechos. Para la Cooperación Española, ha sido siempre clave garantizar que sean los principales actores y beneficiarios de su propio desarrollo. Por ello redacta en 2007 una estrategia pionera, como es la Estrategia de la Cooperación Española con los Pueblos Indígenas (ECEPI). Asimismo, España ratifica el Convenio Nº 169 de la OIT, en febrero de 2007; y adopta la Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas.​

Este compromiso queda igualmente reafirmado a través de la inclusión del respeto a la Diversidad Cultural como elemento transversal en las acciones de cooperación desarrolladas en los últimos Planes Directores.