Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Puede aceptar o rechazar nuestras cookies haciendo clic en los botones a continuación o visitando nuestra página de política de cookies. Se aplica una opción predeterminada de 'no consentimiento' en caso de que no se haga una elección y un rechazo no limitará su experiencia de usuario. Si desea obtener más información sobre nuestra política de cookies,haga clic en el botón "Más información" a continuación.

El Centro de Formación de la Cooperación Española en Montevideo comparte balance de gestión

24/11/2016

Centro de Formación de Montevideo

Aporte sustantivo: casi 18 millones de dólares en 7 años

“Conocimiento para el desarrollo: un reto para la Cooperación Española”.  Con este título el director del Centro de Formación de la Cooperación Española en Montevideo, Manuel de la Iglesia-Caruncho, presentó a modo de rendición de cuentas un exhaustivo balance de gestión.

El acto público contó con la participación del Embajador de España en Uruguay, Roberto Varela Fariña y de la Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Uruguay, Denise Cook. Durante la ceremonia autoridades y representantes de la academia, de la sociedad civil así como de distintos organismos de gobierno del Uruguay, compartieron opiniones y análisis sobre las aportaciones del Centro de Formación de Montevideo.

De la Iglesia-Caruncho informó que el Centro de Formación de Montevideo, desde su fundación en 2009 hasta hoy, ha acogido a más de 25.000 participantes. Durante este tiempo la Cooperación Española ha invertido casi 18 millones de dólares. Asimismo, compartió una serie de datos estadísticos y destacó que cada año, por el Centro pasan aproximadamente cinco mil personas, tres cuartos de ellas, son uruguayas y el restante 25 por ciento proviene de más de 30 países, principalmente de Iberoamérica.

El director detalló, además, que anualmente, el Centro de Formación realiza contrataciones de servicios de transporte, alimentación, hotelería y materiales didácticos para la realización de las actividades por un valor aproximado de un millón de dólares.  También, ahondó, sobre el valor patrimonial del edificio y los esfuerzos que se realizan para su cuidado: este año se han destinado cien mil dólares ​​para este fin. Recordó que dos millones y medio de dólares fue el costo de la obra de restauración y equipamiento. 

“Este tipo de rendiciones de cuentas, de transparencia, ayudan a tejer un entramado que acerca a la ciudadanía a las políticas públicas, ayuda a comprender la utilidad de estos esfuerzos de cooperación que tienen gran valía y que desde nuestra Cancillería tenemos un enorme gusto en acompañar”. Con estas palabras, Gustavo Pacheco, Director General de Cooperación Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores del Uruguay, valoró la actividad. Pacheco reconoció el aporte de este Centro al “diálogo regional e interinstitucional” en un contexto que demanda políticas públicas con mayores niveles de sofisticación.

A la hora de la evaluación, la Coodinadora Residente de las Naciones Unidas, destacó el impulso dado desde el Centro a la nueva Agenda de desarrollo 2030 y enumeró una serie de actividades cuya temática central han sido los ODS.  Subrayó la apuesta que desde éste Centro se ha dado a los temas de género, discapacidad, justicia juvenil y derechos humanos.

Por su parte, la feminista uruguaya, Lucy Garrido, destacó la contribución de la Red de Centros de Formación de la Cooperación Española – en Santa Cruz de la Sierra, en Cartagena de Indias, en La Antigua y en Montevideo –  al movimiento feminista latinoamericano. Para la uruguaya, es un logro del movimiento feminista el lugar que hoy ocupa la agenda de la igualdad de género en la región y aseguró que la Red de Centros y la Cooperación Española han sido unos aliados permanentes dando cabida y acompañando sus acciones. 

A la red de Centros también se refirió Natalia Guala, activista de los derechos de las personas con discapacidad visual. Guala recordó que desde hace 10 años hay una alianza entre esta red de Centros, la Unión Latinoamericana de Ciegos y la Fundación Once.

“Para nosotros el rol de los Centros de Formación es fundamental, son socios clave. Son espacios que siempre están abriendo puertas para incluir a nuestro sector. Son referentes, son puntos de encuentro de la sociedad. Desde allí contribuyen a la promoción, a la toma de conciencia”, afirmó Guala, quien saludó “los esfuerzos realizados para incorporar la perspectiva de la diversidad como ya lo han hecho con el enfoque de género. No sólo en cuanto a accesibilidad y capacitación del personal, sino, en que es un aliado clave para impulsar esta temática de forma trasversal.”

La defensora del vecino de Montevideo, Ana Agostino, situó durante su intervención el concepto de hospitalidad afirmando que el Centro de Formación de Montevideo es sinónimo de una hospitalidad que sabe acoger y acompañar al otro, abriendo un diálogo que permite abrazar la incertidumbre que la alteridad, en tanto desconocida, genera.

La directora de la Dirección Nacional de Catastro, Sylvia Amado, compartió la importancia que para su institución representa formar parte de la Red Iberoamericana de Expertos de Catastros. Informó que Uruguay acaba de poner en marcha su sistema de catastro electrónico y afirmó que la Red de Centros de la Cooperación Española puede “llevarse los méritos de éste y de otros impactos que las actividades que allí se realizan tienen para las administraciones públicas”.

Gabriela Fulco, Presidenta del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente, puso en valor el aporte del Centro de Formación al proceso de reforma penitenciaria y recordó que fue sede de las más variadas actividades realizadas en distintos marcos de cooperación, tales como la Unión Europea, Naciones Unidas o la misma Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). En este sentido, La jerarca señaló el rol del Centro como catalizador y propiciador de sinergias y complementaridades entre programas de cooperación, destacándo su accionar en materia de justicia juvenil. 

“Un cómplice para pensar nuevas ideas”, “la casa propia”, “hospitalidad”, “socio en las ideas”, “un espacio de confianza, para pensar juntos, referente, que genera debate”, “un socio, aliado, promotor, facilitador, impulsores”. Con esas frases, Andrea Vignolo, directora ejecutiva de la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI) sintetizó las principales ideas que habían estado presentes en el acto de rendición de cuentes.  Al cierre, Vignolo, afirmó que “en el ámbito de la cooperación falta generar conocimiento, en Uruguay estamos formando el Sistema Nacional de Cooperación y desde allí buscamos que las personas estén empoderadas y formadas en temas de Cooperación para el Desarrollo. Y para eso, hemos encontrado en el Centro de Formación al mejor socio posible.”

En la presentación “Balance y mirada a futuro del Centro de Formación de la Cooperación Española en Montevideo” el Coordinador de la RIED - Red Iberoamericana de Estudios de Desarrollo, Adrián Rodríguez, destacó cómo el apoyo del Centro de Formación potenció la capacidad de generar alianzas con otros socios, como por ejemplo, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Por su parte, la magistrada de la Corte de Apelaciones del Poder Judicial, Lilian Bendaham, realizó un recuento de los logros alcanzados por el Poder Judicial a partir del Programa Integral  de Lucha contra la Violencia de Género. Dicho programa contó con la financiación de la AECID y el Centro de Formación apoyó sustantivamente, al ser la sede de la gran mayoría de las capacitaciones.

Gobernabilidad Democrática

Comunidad Temática

  • Gobernabilidad Democrática

Área

Línea