La creación de espacios de diálogo y concertación regional tiene por lo general un impacto virtuoso en la promoción y consolidación de las democracias, por cuanto que los espacios regionales favorecen la concertación de políticas democráticas, la apertura de oportunidades para las transformaciones necesarias y la cooperación entre actores. La creación de espacios regionales de diálogo y concertación han adquirido especial relevancia en América Latina, donde el desarrollo de estos mecanismos y canales ha permitido impulsar conversaciones sobre la calidad de la democracia, y posicionarla como temática común en la agenda política de los países. Sin embargo, el deterioro democrático que se está experimentando tanto a nivel global como regional en los últimos años obliga a repensar nuevas estrategias de democratización, así como el diseño de nuevos pactos políticos y sociales que permitan construir horizontes compartidos donde ninguna sociedad, ni ninguna parte de la misma, se quede atrás. 

Las instituciones, redes y actores regionales pueden jugar un papel clave para estimular y potenciar espacios de diálogo e interacción, el intercambio de prácticas y experiencias o la inclusión y visibilización de actores tradicionalmente excluidos, además de promover y situar en la agenda temáticas y preocupaciones compartidas en torno a la democracia, y favorecer las bases para el encuentro y la deliberación. Los propios procesos de integración y cooperación regional han sido históricamente (por ejemplo, en la Unión Europea) motores de democratización y cohesión social. En América Latina, estos procesos están conociendo en la actualidad importantes dificultades. Aunque la construcción o reconstrucción de contratos o pactos sociales tras la crisis de la pandemia sea fundamentalmente una tarea de actores nacionales (gobiernos, sociedad civil, agentes sociales, etc.), los organismos regionales e internacionales pueden también jugar un papel fundamental de apoyo y estímulo. Urge por tanto consensuar prioridades y plantear estrategias comunes que permitan el diálogo entre países, con el propósito de trazar nuevas vías de cooperación y colaboración que tengan el fortalecimiento de la democracia como gran eje vertebrador de la región. Se trata, por tanto, de pensar en común en proyectos transformadores del modelo democrático, para lo que resultan especialmente necesarios los esquemas de integración regional y los organismos internacionales comprometidos con el desarrollo sostenible y con la democracia y la cohesión social en la región.

El 4º encuentro de debate para América Latina y el Caribe. Diálogo con actores regionales, que tendrá lugar en el Centro de Formación de la Cooperación Española en La Antigua (Guatemala) el 10 y 11 de octubre, convoca a distintos actores regionales, organizaciones internacionales e instituciones de concertación con el objetivo de incluir una mirada externa pero conectada a los países, que permita reflexionar y dialogar en torno a cómo desde estos espacios pueden concretarse nuevos instrumentos de confluencia, debate y apoyo que sirvan para la promoción y ampliación de la democracia en la región.

La inauguración tendrá lugar el lunes 10 de octubre a las 9:00h (CO) (17:00h_ES) y será a cargo de José María Laviña Rodriguez, embajador de España en Guatemala; Enrique Yturriaga, director general para Iberoamérica y el Caribe del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España; Antón Leis, director de Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo; José Antonio Sanahuja, director de la Fundación Carolina; y Laura Oroz,  directora de Cooperación con américa Latina y el Caribe de la AECID.

Este 4º encuentro persigue tres objetivos. En un primer momento, se plantea consensuar un diagnóstico sobre el estado presente de las democracias y cuáles son las posibilidades de concertación regional para una agenda democrática; el segundo objetivo se orienta a abrir el debate en torno a cinco grandes ejes que permitan pensar en el factor regional como espacio facilitador de la mejora democratica a través de estrategias de protección y soporte de los prinicpales ejes que definen la calidad democratica; y el tercer objetivo se centra en la definición de actuaciones concretas para la mejora democrática mediante la identificación de spacios de coordianción y propuestas de acción que den respuesta a los principales retos identificados en los diálogos, con el propósito de nutrir el futuro Programa de Apoyo a la Democracia de la Cooperación Española.

Para dar cumplimiento a los objetivos planteados se ha invitado a participar en el encuentro a profesionales y expertos del ámbito regional pertenecientes a mecanismos o espacios de integración y concertación regional, redes regionales,  instituciones de desarrollo y organismos internacionales, fundaciones, espacios de pensamiento y académicos, etc.  Entre las personas que darán voz a los diálogos de este debate estarán, entre otros, Luis Guillermo Solís, Ex Presidente de Costa Rica; Pia Riggirozi, Profesora en Política Global de la Universidad de Southampton; Fernando Ponz, Consejero especial del Departamento Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior; Norma Colledani, Especialista Principal en Derechos Humanos. Comisión Interamericana de Derechos Humanos; o Francisco Valdés Ugalde, Presidente del Consejo Superior de FLACSO.


#RenovarLaDemocracia

@AECID_ES | @CFCELaAntigua | @CooperacionESP